Nou Campanar planta ninots de 27 metros de altura

Nou Campanar planta ninots de 27 metros de altura


Foto: 

María José Carchano - El artista Pere Baenas pulveriza el récord que consiguió el fallecido Manolo Martín con el Pinocho que creó en 2001 para Na Jordana

Habría que cortar las cabezas a las dos figuras que el artista Pere Baenas comenzó a plantar ayer en Nou Campanar si quisiéramos meterlas en la grandiosa estación del Norte de Valencia. Con 27 metros de altura, o lo que es lo mismo, nueve pisos, se van a convertir en un alarde de ingeniería que destrona al mítico Pinocho que el fallecido Manolo Martín diseñó para Na Jordana en 2001 como el ninot más alto jamás plantado en las fallas.

Aquel simpático muñeco que todos los valencianos recuerdan será rebasado ampliamente y por duplicado por las dos figuras de Baenas, que ha proyectado Julio Monterrubio, un artista que ya consiguió el pasado año el primer premio de la Sección Especial y que, junto a la plantada por Pedro Santaeulalia el ejercicio anterior, fueron los monumentos más grandes, en su conjunto, que se han visto en Valencia, con 30 metros de altura. Gracias también al presupuesto de Nou Campanar.

Sin embargo, este año ha sido necesaria una dosis extra de imaginación y algo de valentía debido a un presupuesto más ajustado, que han permitido que Baenas, junto a Monterrubio, rompa barreras. «Como figuras montadas en el suelo son las más altas que se han hecho», confirmó Baenas, que explica que cada una de ellas pesa 15 toneladas. Representan a un hombre, que simboliza el mar, y una mujer, que representa a la tierra, que se cogen de la mano, en una escena «elegante y romántica», según Julio Monterrubio. Sobre sus cabezas, delfines y gaviotas, en un monumento que se ha querido llamar 'El beso', como aquel bellísimo cuadro de Klimt, aunque en este caso se refiere a la naturaleza.

Y es que pese a que el presupuesto del monumento grande es el más importante de todas las fallas que compiten en Especial, ha bajado respecto al año anterior, y bastante. Son 600.000 euros, mientras que la falla de Monterrubio costó 900.000. Muy por detrás del dinero que se gasta Nou Campanar está Convento Jerusalén, que dedica 300.000 euros a su falla, diseñada de nuevo por Paco López.

El montaje de 'El beso' es muy laborioso, debido a la grandiosidad de las figuras. Unas inmensas grúas de más de 30 metros sirven para ir colocando y ajustando pieza por pieza, encajando las figuras como si fueran un mecano. La plantà del monumento se inició el pasado lunes, después de varios días con un tiempo que no aconsejaba destapar las piezas que, plastificadas, se han ido trasladando la última semana.

 El solar sobre el que se planta la falla de Nou Campanar, entre las calles Pediatra Jorge Comín y Serra Calderona, estaba ayer lleno de piezas. A mediodía, la cabeza de la chica todavía estaba en el suelo, sorteando los charcos que todavía quedan de las lluvias de días pasados. Ya en pie el chico que simboliza el mar, aunque aún restan muchos detalles por acabar. «Todavía quedan tres días para que podamos terminar a la chica», explica Pere Baenas, mientras dirigía una de las plantàs más complicadas, sino la que más, a las que se ha tenido que enfrentar.

Ha sido la primera en comenzar, junto a la falla de la plaza del Ayuntamiento, de Pedro Santaeulalia, que ha dejado para mañana el inicio de la falla Sueca-Literato Azorín. «Comenzaremos a plantar el jueves, adelantaremos lo que podamos para seguir al día siguiente en el Ayuntamiento», explicó ayer Santaeulalia. José Lafarga, el artista del monumento del Pilar, sin duda la falla más laboriosa de plantar por la estrechez de la plaza, también ha comenzado con la plantà. «Este monumento se debe plantar de una forma distinta al resto, ya que si colocamos la pieza central no podemos maniobrar. Tenemos que ir de dentro a fuera», explica Lafarga, que comentaba ayer que van muy adelantados con la plantà porque tenían miedo de que las lluvias les retrasaran el montaje. Ayer comenzaron en Convento-Jerusalén, para que el fin de semana los visitantes ya puedan contemplar los ninots.

Vicente Llácer, que planta en Na Jordana, comenzó también ayer con el montaje, así como Alejandro Santaeulalia, que este año se encarga de la falla de Regne de València-Duque de Calabria. «El remate está muy trabajado y será lo más laborioso a la hora de la plantà», explicó. Cuba-Literato Azorín tardará un poco más en salir a la calle. José Latorre y Gabriel Sanz comenzarán mañana. De momento, un trasiego de camiones recorre Valencia./ Foto J.J. Monzó



lasprovincias.es

Registro Mercantil de Valencia, Tomo 6732, Folio 122, Sección P, Hoja V74074, Inscripción 1ª C.I.F.: B-97002935. Domicilio social en la calle Gremis nº 1 (46014) Valencia. Copyright © Valenciana Editorial Interactiva S.L., Valencia, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, de LAS PROVINCIAS (Federico Domenech S.A.) y de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

© 2013 LAS PROVINCIAS Todos los derechos reservados.