Las Provincias

Fallas de Valencia

Las Fallas, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco

  • La UNESCO confirma la inclusión de la fiesta josefina en el listado histórico

Las Fallas estrenan hoy el título de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco con el reto de salvaguardar a perpetuidad una fiesta protagonizada por el fuego, en la que la multitud de sectores artesanos y tradicionales implicados la convierten en motor social, económico y cultural.

La decisión ha sido tomada este miércoles por un comité intergubernamental, formado por 24 países firmantes de la Convención de la Unesco, reunido desde el lunes en Adís Abeba, la capital de Etiopía. Allí recibía la noticia la delegación compuesta por Antonio Bravo y Consuelo Matamoros, de la Generalitat Valenciana; y Pere Fuset, regidor de Cultura Festiva del Ayuntamiento de Valencia y presidente de Junta Central Fallera y José Martínez Tormo, secretario general.

El Comité intergubernamental de protección del patrimonio cultural inmaterial, durante su reunión anual en Adis Abeba, ha valorado las Fallas como una expresión de "creatividad colectiva" que "salvaguarda las artes y oficios tradicionales". Las Fallas, esculturas satíricas creadas por artistas locales, "propician la comunicación y el diálogo entre los ciudadanos".

El camino de la fiesta grande de Valencia hasta llegar al más alto reconocimiento patrimonial internacional, confirmado hoy en Adis Abeba (Etiopía), no ha sido tan efímero como la vida de sus monumentos sino que ha durado varios años, impulsado por numerosos apoyos aunque también con escollos superados, como las protestas del colectivo antitaurino y de entidades vecinales.

La Unesco valora que la creatividad colectiva de las Fallas, que aúnan en un único engranaje a artistas, música, literatura, indumentaria y pirotecnia, permite salvaguardar artes y oficios tradicionales y defiende su conciliación con los derechos humanos, ya que cualquier colectivo pueden participar en ellas.

Superados todos los escollos y con el título ya de Patrimonio Inmaterial de la Unesco en el bolsillo, Valencia sabe que "ganar el reconocimiento es difícil pero perderlo es muy fácil", como advertía el concejal de Cultura Festiva y presidente de la Junta Central Fallera, Pere Fuset.

Ahora empieza el verdadero reto de las Administraciones y la sociedad valenciana para dotar a esta fiesta declarada de Interés Turístico Internacional y a todo lo que la rodea de una protección que la dote de una singularidad y la mayor visibilidad internacional posible, sin perder su sello tradicional.

Valencia lo tiene claro y ya prepara un Plan Estratégico que incluye un estudio de impacto económico, social, turístico y ambiental que permita conocer las entrañas de una fiesta que no es patrimonio exclusivo de los falleros, sino de toda la sociedad valenciana, y ahora de todo el mundo, una fiesta "que gestiona el 10 % y vive el 100 %".

Un estudio de 2008 cifró su impacto económico en 800 millones de euros pero, según Fuset, se hizo "con buena voluntad y pocos medios" y ahora quieren "desentrañar" la fiesta para "conocer sus oportunidades" y poder tomar "las decisiones que la puedan optimizar".

Un millón de turistas

Una fiesta que reúne durante sus cinco días grandes a un millón de turistas, argumenta Fuset, "no debe ser tratada como un problema sino como una oportunidad, y para eso hay que conocerla muy bien".

En su camino para ser Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Unesco, las Fallas han recogido el apoyo de multitud de sectores, instituciones y administraciones y han conseguido que les dediquen una mascletà, uno de los principales iconos falleros, e incluso un pasodoble.

Este reconocimiento mundial quedará indudablemente ligado a la figura de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá, un personaje vinculado a la memoria colectiva del mundo fallero y que falleció de forma inesperada en Madrid hace hoy justo una semana.

Con su decisión de hoy, la Unesco ha dado notas de universalidad a una banda sonora de las Fallas ya de por sí internacional, en la que se combinan ecos de ironía artística y pirotécnica y una amalgama de olores, colores y emociones que, a partir de ahora, vivirán en un indulto eterno.

Enero de 2003 Justo Nieto lanzó el guante

El primer paso para iniciar la candidatura lo dio Justo Nieto en 2003, entonces rector de la Universitat Politècnica. Como mantenedor de la fallera mayor de Valencia de 2003, Vanessa Lerma, lanzó el guante a lo largo del discurso de presentar la candidatura. Tiempo después, en 2009, el entonces presidente de la falla Avenida de los Naranjos-Universitat Politècnica y profesor, Ángel Martínez, propuso a la Junta Central Fallera retomar la iniciativa, después que el Tribunal de las Aguas recibiera el reconocimiento mundial.

Año 2010 Aprobación de presidentes y Ayuntamiento

En el programa de conferencias de 'Les Falles a la Nau' se vuelve a mencionar la propuesta. El concejal popular de Fiestas, Félix Crespo, anunció en el pleno y en la asamblea de presidentes el inicio de los trámites para solicitar la declaración de la salvaguarda. El tema quedó aprobado y el pleno del Ayuntamiento, el 28 de enero de 2011 aprobó una moción de Félix Crespo dando el visto bueno al inicio del expediente.

Año 2011 Cómo explicar las Fallas en 250 palabras

En abril de 2011 se aprueba una proposición no de ley en el Congreso para que el Gobierno apoye la candidatura de las Fallas. En la Junta Central Fallera, el entonces vicepresidente de Promoción Exterior Jorge Guarro, como experto en Turismo, crea un equipo multidisciplinar para redactar la candidatura. El coordinador fue el propio Jorge Guarro y estaba el actual secretario general, Pepe Martínez Tormo; el ahora director del museo fallero, Gil-Manuel Hernández; Josep Lluís Marín, funcionario de Cultura Festiva, y Javi Mozas, documentalista y delegado de Archivo en la Junta. Tienen que completar un farragoso documento donde tienen que explicar qué son las Fallas en sólo 250 palabras y crean un vídeo de promoción.

Año 2012 Defensa en el Consejo de Patrimonio

El entonces concejal de Fiestas, el popular Francisco Lledó, viaja a Tarragona en marzo, donde se encuentra con los entonces secretario autonómico Rafael Ripoll y la directora general de Patrimonio, Marta Alonso, para defender la propuesta de las Fallas. En esta ciudad catalana se reunía el Consejo de Patrimonio Histórico, que era el órgano que tenía que decidir si las Fallas iban a representar a España. Finalmente se dio en visto bueno.

Marzo de 2012 Declaración BIC de las Fallas

El pleno del Consell del 9 de marzo de 2012 aprueba la declaración de las Fallas Bien de Interés Cultural (BIC). La Conselleria de Cultura remitió el expediente de la candidatura a Madrid y el Ministerio de Cultura lo envió a la Unesco París, a finales de marzo. Ese año las Fallas no entraron en la lista, puesto que los Patios de Córdoba iban primero. La candidatura andaluza se presentó en 2011, pero se les pidió unas rectificaciones, y fueron inscritos en la lista en 2012.

Febrero de 2013 Parón por el cambio de criterios

Los falleros tenían la esperanza de que en 2013 la fiesta recibiera el reconocimiento, pero a finales de 2012 la Unesco realizó un cambio en las normas que regulan el proceso. Se acordó que en lo sucesivo, cada país sólo podía presentar una candidatura, y no dos, como se venía haciendo. El Ministerio de Cultura pidió a la Unesco la excepcionalidad de poder presentar ese año las Tamborradas y las Fallas, pero no fue posible.

Año 2014 Nuevo atasco para la candidatura valenciana

En 2014 la candidatura de las Tamborradas pasaron por delante de las Fallas, pero estas al final no se aprobaron. La Unesco recomendaron que modificaran el expediente y, a día de hoy, todavía está pendiente. En verano de 2014 se variaron unos criterios que ponían por delante a los países que nunca hubieran tenido inscripción. De modo que las Fallas bajaron en el listado al puesto 57 justo el año en que la Unesco indicó que valoraría sólo 50 propuestas.

Marzo de 2015 Irina Bokova visita Valencia

La capital del Turia acogió en marzo de 2015 la visita de expertos de la Unesco. Venían para otro asunto, concretamente para debatir sobre nuevos criterios éticos para preservar los patrimonios inmateriales. Incluso vino Irina Bokova, directora general de la Unesco. Vieron la Lonja, se organizaron actos con el Tribunal de las Aguas, el Misteri d'Elx y les festes de la Mare de Déu de la Salut d'Algemesí, todos Patrimonio Inmaterial, pero esta toma de contacto no sirvió para posicionar la candidatura de las Fallas.

Diciembre de 2015 Las 'Fallas' de Andorra nos adelantan

Las fiestas del fuego del solsticio de verano de los Pirineos, conocidas también como las 'Fallas de los Pirineos' cogieron velocidad y adelantaron en la lista a la candidatura de las Fallas. Como era un proyecto de Andorra que también estaba firmado por otros países como Francia y España, finalmente contó como candidatura también española y no hubo opción a presentar a la valenciana. Este nuevo revés se produjo meses después de que el Ministerio de Cultura requiriera al Ayuntamiento actualizar cierta documentación de la candidatura.

Marzo de 2016 Amplia promoción de la candidatura

Unesco Valencia organiza unos actos vinculados con la inclusión de Valencia en la ruta de la seda y expertos de la Unesco acuden a una mascletà y comprueban que la seda está viva gracias a la indumentaria festiva. Generalitat y Ayuntamiento organizan exposiciones, desfiles de cultura popular, encuentros de las entidades Patrimonio Inmaterial de la Comunitat, la presentación de un libro y viajes a Lancaster y Alemania para lanzar la candidatura.

Noviembre de 2016 Examen y apoyo de la Diputación

El 31 de octubre la Unesco confirma que el expediente de las Fallas está completo y lo inscribe en la lista de los proyectos a examen. Entre el 28 de noviembre y el 2 de diciembre se debatirá en Etiopía su posible inclusión en la lista de Patrimonio Inmaterial. El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, anuncia a las juntas falleras locales que si las Fallas logran el reconocimiento, habilitará una partida extraordinaria para conceder subvenciones a las comisiones que organicen actos de apoyo. En la reunión de ayer con las juntas locales, estas propusieron a Rodríguez que las Fallas sean consideradas un sector económico con entidad propia. También pidieron que se haga un estudio para determinar el impacto económico real de la fiesta, una iniciativa que el presidente de la Diputación ha acogido de buen grado. También solicitaron ayer crear un órgano que aglutine a la Junta Central Fallera y a las juntas locales de la provincia.