Cincuenta años del barco

FALLAS

Cincuenta años del barco

El único impulsor que queda en vida del navío que trajo a Valencia a 800 chilenos y argentinos narra sus memorias

28.02.2012 -
Comparte esta noticia »

Han pasado cincuenta años y los falleros que viven allende los mares ya no llegan en barco a Valencia sino en avión, pero hay que recordar que estas Fallas se cumple el cincuenta aniversario del primer barco fallero que atracó en el puerto de Valencia con ganas de vivir las fiestas. Para recordar aquel hecho, Emilio Sanz -el único que queda en vida de los cinco miembros de la Casa de Valencia en Chile que decidieron fletar un barco- relata la aventura en primera persona. «Ahora los valencianos que emigraron a Argentina, Chile o Brasil y sus descendientes llegan en avión invitados por la Generalitat, pero hace cincuenta años no era así. Corríamos con todos los gastos de contratar un barco entero. Fuimos atrevidos, pero no lo olvidaré en la vida», comenta Emilio.

Según relata, no quiere que este cincuenta aniversario pase sin pena ni gloria. «Soy ya mayor, voy a cumplir 87 años y no quiero que lo que hicimos se olvide», indica. Y es que les costó tres años convencer a la compañía Ybarra para fletar un barco. «Un jefe de pasaje nos llegó a decir que un grupo de valencianos locos creían que alquilar un barco era como tomar un taxi. Y mira por donde, trajimos a Valencia doce barcos falleros», añade.

En el primer barco fallero, en 1961, llegaron casi 1.000 pasajeros. «Ahí invertíamos los ahorros de todo el año porque viajaban familias enteras. Los que estábamos en Chile, primero cogíamos un avión hasta Argentina y desde Buenos Aires hacía escala en Montevídeo, Sao Paulo y Río de Janeiro. La travesía duraba 17 días y los primeros puertos españoles que tocábamos eran Tenerife y Algeciras», explica.

Por el camino, se organizaban bailes, teatro «y un día conseguimos poner a los cocineros a las 'órdenes' de las mujeres para hacer a bordo paella para 800 personas».
De aquellos cinco hombres -Emilio Sanz, Helios López, Enrique García, José Climent y Enrique Sanmartín- que hicieron realidad un sueño, sólo queda Emilio. «Yo no hice el viaje hasta el tercer año y mi hija Susana fue entonces fallera mayor infantil de aquel barco, pero cuando regresé a Chile, vendimos mi negocio, y en el cuarto barco regresé para quedarme», relata junto a su hijo Marcos. «Los remolcadores que ayudaban a atracar el barco nos recibían con música y con el traje regional», recuerda.
Emilio apunta que todavía sigue en contacto con la fallera mayor del primer barco fallero, Amparo Cebrián Lahuerta, que vive en Tarrasa. El último barco fallero llegó a Valencia en 1972.

TAGS RELACIONADOS

 
Comparte esta noticia »


lasprovincias.es

Registro Mercantil de Valencia, Tomo 6732, Folio 122, Sección P, Hoja V74074, Inscripción 1ª C.I.F.: B-97002935. Domicilio social en la calle Gremis nº 1 (46014) Valencia. Copyright © Valenciana Editorial Interactiva S.L., Valencia, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, de LAS PROVINCIAS (Federico Domenech S.A.) y de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

© 2013 LAS PROVINCIAS Todos los derechos reservados.