Desayuno con pólvora

DESPERTÀ

Desayuno con pólvora

La despertà reúne a miles de entusiastas que explotan 200.000 'tro de bac' en media hora

28.02.2012 -
Comparte esta noticia »

Había cierta complicidad en el ambiente, todavía de noche y con el amanecer rompiendo sobre las fincas de la calle de la Paz. Por eso sorprendió a más de uno el apagado del alumbrado público, con puntualidad suiza y seguido casi en el mismo instante por la explosión de una carcasa. A partir de ese momento, una marea de 2.000 tiradores empezaron a explotar en una melodía deliciosa los 'tro de bac' sobre el suelo.
 
El preludio de la crida se desarrolló sin apenas incidentes y en apenas media hora, salvo por la gran cantidad de petardos que se quedaban sin explotar. La Junta Central Fallera repartió 200.000 unidades (4.000 cajas) para despertar a buena parte del centro histórico y anunciar que las Fallas ya están aquí. A las siete y media de la mañana es un poco pronto, pero así se aprovecha mejor el día.
 
Valía todo para guarecerse del acre olor a pólvora. Gafas de pintor, pañuelos, bufandas y cuellos de levantados en cientos de forros polares con los colores de «guerra» de las comisiones, que ayudaban a distinguir entre la niebla a los grupos. Y cuando parecía que ya no se podía respirar ni una bocanada, que el oxígeno faltaba a raudales, una tos solucionaba todo para poder reanudar la marcha.
 
Desde la calle de la Paz, siguiendo por la calle San Vicente, la despertá desembocó en la plaza del Ayuntamiento, donde el aire se hizo más respirable. Vuelta al ruedo para encauzar desde el sur el balcón municipal, donde las falleras mayores de Valencia y sus cortes de honor aplaudían a los madrugadores.
 
Antes del amanecer, las jóvenes habían acudido a la capilla de Santa Bárbara, en la iglesia de San Juan del Hospital, en agradecimiento por la protección que facilita la santa en los espectáculos pirotécnicos. Sus grandes pañuelos de seda y cuidados peinados de valenciana las identificaban entre el humo de los 'tro de bac', dispuestas a no malgastar ni un petardo y de muy buen humor. 
 
En la calle San Vicente, los puestos de venta de cromos estaban a medio montar. Rodeados por las explosiones, apenas se distinguían los jugadores de fútbol. Con botas militares o zapatillas, con palos gruesos, cualquier cosa servía para reventar los 'tro de bac' esparcidos por el suelo entre el serrín.  Un terremoto de Pirotecnia Valenciana puso colofón al homenaje a la pólvora que se dieron todos los presentes. No llegó a ser una mascletà como la de después, a las dos de la tarde, aunque hizo saltar a más de uno entre el público.
 
Tras la despertà, bollería
 
Y tras la despertá nada mejor que meterse entre pecho y espalda 400 kilos de bollería de Lorno. Alberto Martí, responsable de la firma, enumeró las viandas: «Curasanes, ensaimadas y Lornitos, rellenos de crema de chocolate, para 1.800 personas». Acompañado por un vaso caliente de chocolate para terminar de entonar el cuerpo y aguantar hasta la llegada de las bandas de música, siete en total, que tocaron al final el pasodoble 'El Fallero' bajo la batuta de Juan Mariano Alcázar.
 
Mucho antes, los barrenderos ya habían dejado limpia las calles, como si no hubiera pasado la atronadora marcha fallera.
 
VISITA LA GALERÍA DE FOTOS DE LA DESPERTÀ

 

TAGS RELACIONADOS

 
Comparte esta noticia »


lasprovincias.es

Registro Mercantil de Valencia, Tomo 6732, Folio 122, Sección P, Hoja V74074, Inscripción 1ª C.I.F.: B-97002935. Domicilio social en la calle Gremis nº 1 (46014) Valencia. Copyright © Valenciana Editorial Interactiva S.L., Valencia, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, de LAS PROVINCIAS (Federico Domenech S.A.) y de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

© 2013 LAS PROVINCIAS Todos los derechos reservados.